Life is a cabaret

Hace unos meses yo me preguntaba cándidamente si Cecilia Pando chuparía la pija.

Anoche nos enteramos de que una compañera de militancia de Pando, Karina Mujica, labura de prostituta en un cabarulo de Mar del Plata.

Karina Mujica es un personaje nefasto, esto no tiene discusión. Pero lo del movilero de Graña, “acusándola” de prostituta fue patético. ¿Acaso las putas no tienen derecho a ser fascistas?