Mi reino por un buen verso

En Montevideo hay poetas
que sin bombos ni trompetas
van saliendo de recónditos altillos
de paredes de silencios de redonda con puntillo.

Salen de agujeros mal tapados
y proyectos no alcanzados
que regresan en fantasmas de colores
a pintarte las ojeras y pedirte que no llores.

“Biromes y servilletas” (Leo Maslíah, Canciones y negocios de otra índole, 1984)

Daría un brazo por haber escrito eso yo.