No sean berretas

Cuenta la leyenda que en una noche de copas Orson Welles le comentó a Charles Chaplin su idea de filmar la historia de Landrú, el célebre asesino de mujeres acaudaladas.

Tiempo después, Chaplin se le adelantó, le robó la idea, y filmó Monsieur Verdoux, una negrísima comedia del todo atípica para los estándares de Chaplin.

Quizás por eso nadie lo entendió. Ni el público, ni la crítica. A todos les resultaba insoportable ver al adorable y tierno Vagabundo convertido en un cínico asesino.

Luego de los abucheos, Chaplin modificó los títulos y agregó: “Basada en una idea de Orson Welles”.

Y después me vienen con la pelea Tinelli-Pergolini.